Archivo de la categoría: Disfagia

Consejos para las dificultades en la deglución

ENTORNO:

  • Ambiente relajado al comer/beber. Debe concentrarse en el acto de comer, porque es un acto que requiere una gran coordinación de movimientos que, si fallan, pueden producir ahogo. Evite en lo posible distractores tipo ruidos, televisión, visitas, etc.
  • Evite reír o conversar mientras come o bebe. De esta forma reducimos el riesgo de que se aspire el alimento o el líquido.
  • Procurar no dejar sola comiendo a la persona con dificultades para tragar.
  • En caso de que tenga que ayudarle el cuidador deberá colocarse frente a usted 
en una altura por debajo del asiento de su silla


MEDIDAS POSTURALES:

  • Siéntese correctamente con la espalda y cabeza rectas con los pies apoyados en el suelo. En caso de que la persona esté encamada, la incorporaremos para comer, manteniendo un ángulo de 60º, 80º.
  • Incline la cabeza hacia abajo en el momento de tragar, porque facilita la elevación y cierre de la laringe evitando atragantamientos.
  • Manténgase incorporado después de comer. Al menos durante 30 minutos después de haber comido.
  • Bocados pequeños, coma lentamente, mastique bien y vacíe entre bocados. Le ayudará utilizar cucharas o tenedores pequeños.

Evitar:

  • Evite los líquidos (agua, café). Por su consistencia se precipitan de forma más rápida, y requieren por tanto de una mayor sincronización del acto deglutorio. Los líquidos espesados son más fáciles de tragar. Es fundamental beber un mínimo de 1 a 1,5 lítros de líquido al día en forma de agua, zumos, infusiones, etc. Recuerde que si le cuesta tragarlos, ha de espesarlos para conseguir una consistencia tipo néctar, miel o pudín. Si no lo hacemos, pueden surgir problemas de deshidratación. Existen polvos espesantes instantáneos y también se pueden utilizar gelatinas comerciales para mantener una buena hidratación.
  • Evitar alimentos que se desmenuzan y forman pequeñas bolas en la boca, galletas, pan tostado, bastoncitos de pan, patatas chips, arroz suelto, guisantes, 
magdalenas, bizcocho…) porque se corre el peligro de que, al toser, no se tranquen correctamente y bajen hacia el pulmón (aspiración).
  • Evitar también con alimentos pegajosos (frutos secos, puré de patata muy seco, pan de molde, polvorón…), y en general, alimentos difíciles de cohesionar (lechuga, escarola…).
  • Evite consistencias mixtas y no homogéneas (por Ej.: sopa con fideos, pasta o arroz, yogur con trozos de fruta, compotas de frutas, leche con galletas poco trituradas, naranjas, mandarinas, uvas etc.). Procurar que la consistencia de la comida sea lo más homogénea posible.
  • Evitar alimentos dulces y zumos cítricos, ya que aumentan o espesan la saliva.
  • Evitar tragar la comida con líquidos, ya que aumenta la posibilidad de ahogo.
  • Evitar fruta muy líquida, o con semillas pequeñas como kiwi, uvas, naranjas etc.

Recomendamos:

  • Abandar los alimentos sólidos y/o secos con salsas, leche, caldo, etc. para conseguir una consistencia semisólida y poder tragarlos más fácilmente.
  • Alimentos con buen sabor, muy calientes o muy fríos, se tragan mejor que los tibios.
  • Los alimentos deben ser homogéneos, es decir, no debemos mezclar una consistencia líquida con una sólida, ya que éstas se dispersan en la boca y son más 
difíciles de controlar. Procurar tomar todos los alimentos en forma de puré, flan, compota, gelatina… que en general resultan más fáciles de tragar.
  • Beber agua fría o bebidas con gas antes y durante la comida (espese el líquido si es necesario) para activar el reflejo de deglución.
  • Las proteínas son esenciales. El problema es que los alimentos ricos en proteínas (carne, pescado, aves…) deben triturarse y, como se deshacen muy mal, se tiende a poner muy poca cantidad en los purés. Una solución es añadir un suplemento en polvo a los purés o utilizar purés enriquecidos.
  • Introducir fibra para combatir el estreñimiento. Conviene legumbres, cereales, frutas y verduras.
  • Mantener una buena higiene oral (dientes,lengua, encías y paladar) para evitar posibles aspiraciones de los restos de comida. Lavar los dientes después de cada comida, utilizando un dentífrico suave y un cepillo de dientes blando. Puede enjuagarse la boca con un antiséptico (desinfectante bucal) o con agua y bicarbonato (inclinar la cabeza hacia delante para hacerlo).
  • Fijar bien la dentadura postiza antes de las comidas.
  • Controlar el peso. En caso de bajar mucho consultar a su médico.
Anuncios